AVES RELEVANTES DE CEUTA

 

La Ciudad Autónoma de Ceuta se encuentra situada al sur del estrecho de Gibraltar en el extremo nororiental de la península Tingitana. La función de “puente” entre el continente europeo y el africano que realiza el estrecho de Gibraltar en los viajes migratorios de las aves es de antiguo conocido.

La mayoría de las especies que se distribuyen en esta comarca están representadas en ambas orillas, Campo de Gibraltar al norte y península Tingitana al sur. Pero el Estrecho también realiza una función de “barrera” para otras especies (o subespecies) que encuentran en este angosto canal su límite de distribución. En la presente sección se van a relacionar las especies y subespecies que diferencian a esta zona de la orilla sur del Estrecho de Gibraltar.

Especies habituales en Ceuta son: Busardo moro (Buteo rufinus cirtensis), Perdiz moruna (Alectoris barbara koenigi), Chagra del Senegal (Tchagra senegalus cucullatus), Bulbul naranjero (Pycnonotus barbatus barbatus), Herrerillo canario (Cyanistes teneriffae ultramarinus). Especies ocasionales son: Halcón borní (Falco biarmicus erlangeri), Pito real bereber (Picus vaillantii) y Vencejo moro (Apus affinis galilejensis). Hay 25 especies con distintas subespécies a un lado u otro del estrecho, entre las que cabe resaltar del lado africano el Cárabo europeo (Strix aluco mauritanica) y el Pinzón vulgar (Fringilla coelebs africana).

 

Busardo moro

Busardo moro

Texto: José Navarrete Pérez.

Fotos: José A. Lapeña Sarrías.

El Busardo moro es una rapaz que mide entre 58 y 61 cm. de longitud y entre 126 y 125 de envergadura alar cuando se encuentra en vuelo, las partes superiores tienen un color pardo rojizo y las partes inferiores más claras. No existen diferencias morfológicas entre machos y hembras, aunque proporcionalmente el macho es de menor tamaño.

Plumaje variable con tres formas de color. Todas ellas presentan destacadas marcas carpales oscuras en la muñeca del ala. Los juveniles carecen del característico borde oscuro posterior del ala de los adultos. 

Se encuentra ampliamente distribuido por Asia, por el sureste de Europa y por el norte y oriente de  África. En el norte de África tenemos la subespecie circensis.

Ocupa  zonas arboladas poco densas con alternancia de bosquetes y espacios abiertos y se alimenta de pequeños mamíferos (principalmente roedores), lagartos, pájaros, grandes insectos y también de carroña.

En Ceuta se encuentran habitualmente dos parejas en el campo exterior y una en el Monte Hacho y es más fácil observarlo en vuelo, reconocible por su característica silueta de alas anchas, cuello corto y ancho y cola ancha, o la emisión de su reclamo similar al maullido de un gato.

 

Perdiz moruna

Texto: José Navarrete Pérez.

Foto: Iván Silva Gutierrez.

La Perdiz moruna es un ave que pertenece a la familia de las gallináceas. Mide alrededor de 33 cm. de longitud  y tiene unos tonos apagados con el dorso más oscuro, el pecho gris pardusco, las mejillas rojizas, la parte superior del cuello castaño oscuro con  moteado blanco y los flancos rayados de blanco y castaño. El macho tiene un colorido más intenso y brillante en el cuello y el espolón de mayor tamaño que la hembra.

Se distribuye de forma natural por el norte de África, y fue introducida en Gibraltar por los romanos, así como en Canarias y Cerdeña con fines cinegéticos. En el noroeste de Marruecos y en Ceuta tenemos la subespecie koenigi.

Se encuentra principalmente en laderas rocosas con matorral, aunque también ocupa zonas semidesérticas y esteparias, bordes de cultivos y pinares abiertos. Su alimentación es principalmente vegetariana, consume semillas, hojas y raíces, completando la dieta con pequeños invertebrados.

En Ceuta se encuentra en el campo exterior. Esta población de perdiz moruna ha sido sometida históricamente a una fuerte presión cinegética del tal forma que, de no haber estado en contacto permanente con la población marroquí, ya habría desaparecido, como ha ocurrido en el monte Hacho donde probablemente sería común en otra época.

Suele permanecer oculta entre los matorrales, entre los que va caminando. Cuando se alarma emprende súbitamente el vuelo sorprendiendo al observador.

Con fines cinegéticos, desde hace unos años se está repoblando el campo exterior con aves de granja, con el consiguiente riesgo de hibridación con la población silvestre que conlleva a una  pérdida de raza para esta última. Estas aves de granja tienen menos capacidad de adaptación al medio.

 

Chagra del Senegal

Chagra del Senegal

Texto: José Navarrete Pérez.

Fotos: Iván Silva Gutierrez.

El Chagra del Senegal es un ave de la familia de los paseriformes de tamaño medio, algo mayor que un gorrión, con una longitud aproximada de 22 cm. Tiene las partes superiores rojizas y el pecho grisáceo, en la cabeza destacan las listas oculares negra y el píleo también negro contrastando con las listas  superciliares blanco crema, la cola es negra y larga con  manchas blancas en las puntas de las rectrices. Los sexos no presentan diferencias morfológicas entre sí.

Se distribuye ampliamente por la mayor parte de África a excepción de las zonas desérticas. En el noroeste de África nos encontramos con la subespecie cucullatus.

Ocupa  laderas y barrancos con arbustos y matorrales, también se halla en ambientes secos y semidesérticos. Se alimenta de pequeños invertebrados, sobre todo escarabajos y saltamontes, también de pequeños reptiles, mamíferos y aves.

En Ceuta se encuentra en todas las zonas de matorral del campo exterior. Dado su carácter escondidizo es difícil de observar, pero advierte de su presencia con su melodioso canto. No se ha observado en el Monte Hacho.